Está formado por neuronas endocannabinoides y receptores cannabinoides. Así es el sistema endocannabinoide.

 

El sistema endocannabinoide es una red biológica que se asemeja al sistema nervioso. Es vital y fundamental para el funcionamiento del organismo y no se limita solamente a un órgano o parte del cuerpo.

 

El sistema endocannabinoide regula diferentes funciones del organismo

Nuestro organismo es una unidad independiente que recibe e interpreta determinada información del exterior a través de los sentidos. Esta información es repetida y elaborada en el cerebro permitiendo que el organismo interactúe con ella. Así el cuerpo satisface sus necesidades y toma consciencia del mundo exterior.  El organismo está formado por millones de células independientes. Estas células tienen necesidades y se organizan según su diversidad funcional y estructural integrando los órganos. Cada órgano cumple con una función específica dentro del cuerpo para mantener vivo el organismo. El cerebro es el encargado de mantener y controlar todas las funciones de los distintos órganos.

El sistema endocannabinoide es un sistema de comunicación intercelular de neurotransmisión, que se encuentra en diferentes órganos y tejidos del cuerpo, no solamente en el cerebro. Este sistema está compuesto de receptores cannabionaides y endocannabinoides. Los receptores cannabinoides son proteínas de membrana celular que actúan como la cerradura de los endocannabinoides, ligando endógenos de naturaleza lipídica producidos por las distintas células corporales, que actúan como una llave que se une a los receptores. Esta activación produce cambios dentro de las células que desembocan en las acciones finales del sistema endocannabinoide sobre los procesos fisiológicos del organismo. El sistema endocannabinoide está implicado en muchos procesos fisiológicos como la regulación de la percepción del dolor, las funciones cardiovasculares, etc.

El sistema endocannabinoide envía señales a todo el organismo y es activado por los cannabinoides.

El nombre de este sistema hace referencia al hecho de que el sistema endógeno es el que se ve afectado por la ingesta de los fitocannabinoides que actúan como una falsa llave que puede abrir la cerradura de los receptores cannabinoides y produciendo así un efecto diferente a la cerradura perfecta de los endocannabinoides producidos por el cuerpo.

El CBD es un fitocannabinoide no psicotrópico que produce muchos efectos farmacológicos, antioxidantes y antiinflamatorios transmitidos mediante diversos mecanismos.

 

Los receptores CB-1 y CB-2 solo pueden activarse mediante los cannabinoides, son la llave que encaja a la perfección con la cerradura de los receptores. El CBD actúa en los receptores CB-2 y el THC en los CB-1.

 

¿Qué forma el sistema endocannabinoide?

El sistema endocannabinoide es activado por los cannabinoides. Y está compuesto por:

  • Lípidos basados en araquidonato, endógenos, anandamida y 2-araquidonilglicerol. Estos se conocen como endocannabinoides.
  • Enzimas que sintetizan y degradan a los endocannabinoides, como la ácido graso amida hidrolasa.
  • Receptores cannabinoides CB-1 y CB-2, estos receptores están acoplados a proteínas localizadas en el sistema nervioso.

Los principales receptores que componen el sistema endocannabinoide son dos, los receptores CB-1 y CB-2. Estos son proteínas transmembrana, capaces de transmitir señales extracelulares al interior de una célula. El CBD se acopla a los receptores CB-2 mientras que el THC lo hace en los receptores CB-1.

Los receptores CB-1 son los receptores metabotrópicos más abundantes del cerebro. Estos receptores se expresan de forma elevada en el hipocampo, los ganglios basales, el córtex y el cerebelo. También se expresan en varios órganos periféricos como los adipocitos, el hígado y los pulmones, el tracto gastrointestinal, el sistema inmunológico, los nervios periféricos sensoriales y en los nervios simpatéticos.

Los receptores CB-2 se distribuyen de una forma distinta y principalmente en la periferia, en las células del sistema inmunitario y las células microgliales. También se ha demostrado la presencia de estos receptores en las fibras nerviosas de la piel y en los querantinocitos, en las células óseas como los osteoblastos, los osteocitos y los osteoclastos, en las células hepáticas y en las secretoras de somatostatina del páncreas. Existen evidencias que sugieren que el receptor CB-2 media en los comportamientos emocionales, como la esquizofrenia, la ansiedad, la depresión, la memoria y la nocepción. Pero estas son todavía un tema controvertido.

Los endocannabinoides son ácidos grasos polinsaturados de cadena larga que derivan de los fosfolípidos de membrana, específicamente del ácido araquidónico. La anadamida y el 2-araquinodiglicerol son los dos endocannabinoides principales. La anadamida se libera hacia la hendidura sináptica tras haberse sintetizado en la membrana celular de la célula estimulada. Tras a ver realizado su tarea en los receptores cannabinoides, la andamida se transporta al interior de la célula gracias a varios compuestos. Actualmente, diversos estudios postulan que la anadamida se traspasa de forma pasiva a través de la membrana y se almacena en el citoplasma gracias a la Proteína ligante de ácidos rasos y se transporta a la mitocondria, donde está la enzima que la cataboliza.

El éter 2-araquidonilglicerol, también llamado éter de noladino y la virodamina, son otros cannabinoides endógenos.

El 2-araquinodilglicerol (2-AG) es el endocannabinoide más abundante en el cerebro.  Presenta una concentración 200 veces mayor que la anandamida. El 2-AG se genera a partir de los fosfolípidos de membrana plasmática y su recaptación tiene lugar mediante mecanismos similares a los de la anadamida. La degradación de este se debe a la acción del monoacilglicerol lipasa.

El sistema endocannabinoide ha sido estudiado usando diferentes métodos farmacológicos y genéticos. Estos han revelado que los cannabinoides actúan como neuromoduladores en una gran variedad de procesos cognitivos y físicos.

Características del sistema endocannabinoide

El sistema endocannabinoide presenta diferentes características que lo hacen único frente a otros sistemas neurotrasmisores. Destacamos que los endocannabinoides actúan como neuromodulares inhibiendo la liberación de otros neurotransmisores, como GABA y glutamato.

La función principal de este sistema es la regulación de la homeostasis del cuerpo.  Pero también realiza funciones importantes en las funciones neuronales, incluyendo el aprendizaje, la memoria, la emoción, el dolor, el metabolismo y la neuroprotección.

La distribución de los receptores CB-1 en el cerebro está directamente relacionada con las acciones farmacológicas de los cannabinoides. Su gran presencia en los ganglios basales se asocia directamente con los efectos de la actividad locomotora. La presencia del receptor en el hipocampo y el córtex se relaciona con las funciones del aprendizaje y la memoria y a su vez con propiedades psicotrópicas y antiepilépticas. El sistema endocannabinoide interactúa con diversos neurotransmisores, como la acetilcolina, el GABA, la serotonina, el glutamato, etc. La interacción con múltiples neurotransmisores es la causante de la mayoría de los efectos farmacológicos de los cannabinoides.

La localización y distribución de los receptores CB-1 y CB-2 en el sistema inmune, en las células de la médula ósea y en los glóbulos blancos coincide con los efectos inmunomodulares de los cannabinoides. Por ello dependiendo del cannabinoide específico, de la fisiopatología y la dosis, el sistema endocannabinoide presentará efectos inmunodepresores o inmuno estimuladores para incluir todos los efectos.

La acción terapéutica de los cannabinoides sobre la regulación del equilibro alimentario y energético se debe a la presencia de receptores CB-1 y CB-2 en los órganos implicados en la absorción de nutrientes, en la ingesta y el equilibrio de energía.

Funciones del sistema endocannabinoide

 

El sistema endocannabinoide regula los sistemas corporales para mantener el estado de equilibrio necesario para que el organismo funcione correctamente, la homeostasis. Por ello interfiere en diferentes funciones del cuerpo como:

 

  • Memoria

Se han realizado estudios que demuestran que el THC es esencial para la formación y almacenamiento de la memoria de largo plazo. El sistema endocannabionide juega un papel determinante en la extinción de los recuerdos más antiguos.

  • Apetito

El THC a través del receptor CB-1 actúa en el núcleo hipotalámico para aumentar el apetito. Por ello, basándonos en diferentes estudios vemos como las neuronas hipotalámicas producen endocannabinoides que trabajan para regular el apetito. Los endocannabinoides están relacionadas inversamente con la cantidad de leptina de la sangre.

La actividad de cannabinoides en el hipotálamo se relaciona con el apetito y la búsqueda de alimento.

  • Balance de energía y metabolismo

Varias funciones metabólicas como el almacenamiento de la energía y el transporte de electrones están relacionados directamente con el papel homeostático del sistema endocannabionide. Dada su actuación en los tejidos periféricos como el tracto gastrointestinal, los músculos esqueléticos y el páncreas endocrino.

  • Función inmune

Los endocannabionides pueden funcionar como neuromoduladores e inmunomodulares en el sistema inmune. Estos mejoran los espasmos musculares, inflamación y otros síntomas de los huesos y los músculos.

  • Sueño

Los endocannabinoides promueven los efectos inductores del sueño. La administración de anadamida ha demostrado como disminuye el desvelo e incrementa las ondas lentas del sueño y del ciclo REM. Además incrementa los niveles de adenosina, que tiene un papel importante en la promoción del sueño.

Además, el sistema endocannabinoide actúa en otras funciones del organismo como la termoregulacion, la reproducción femenina, la analgesia, y la respuesta al estrés.

Como hemos visto el sistema endocannabinoide es una red biológica que se asemeja al sistema nervioso. Es vital y fundamental para el funcionamiento del organismo y no se limita solamente a un órgano o parte del cuerpo. Si quieres saber más sobre este sistema y las funciones del cannabidol en el cuerpo no te pierdas nuestros post.

Referencias Bibliográficas

Grotenhermen, Franjo (23 Jul 2012). “The Therapeutic Potential of Cannabis and CannabinoidsDtsch Arztebl Int. 109 (PMC3442177): 495-501. doi:10.3238/arztebl.2012.0495.

Aizpurua-Olaizola, Oier; Elezgarai, Izaskun; Rico-Barrio, Irantzu; Zarandona, Iratxe; Etxebarria, Nestor; Usobiaga, Aresatz. “Targeting the endocannabinoid system: future therapeutic strategies”. Drug Discovery Today. doi:10.1016/j.drudis.2016.08.005.

Blázquez, C; Chiarlone, A; Bellocchio, L; Resel, E; Pruunsild, P; García-Rincón, D; Sendtner, M; Timmusk, T; Lutz, B; Galve-Roperh, I; Guzmán, M (20 de febrero de 2015). “The CB1 cannabinoid receptor signals striatal neuroprotection via pathway”. Cell Death and Differentiation 22 (10): 1618-1629. doi:10.1038/cdd.2015.11.

Webgrafía